El obispo y las familias

Entre los «lugares» en los cuales vuestra presencia me parece mayormente necesaria y significativa —y respecto a los cuales un exceso de prudencia condenaría a la irrelevancia— está ante todo la familia. Hoy la comunidad doméstica está fuertemente penalizada por una cultura que privilegia los derechos individuales y transmite una lógica de lo provisional. Sed voz convencida de la que es la primera célula de toda sociedad.

Testimoniad su centralidad y belleza. Promoved la vida desde la concepción así como la del anciano. Apoyad a los padres en el difícil y apasionante camino educativo. Y no descuidéis de inclinaros con la compasión del samaritano sobre quien está herido en los afectos y ve comprometido su proyecto de vida.

Del discurso a la 66 Asamblea General de la Conferencia Episcopal Italiana

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Preparación. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s